Caso Próvolo: murió el cura Nicola Corradi, condenado a 42 años de prisión por abuso sexual

El sacerdote de 85 años cumplía arresto domiciliario por su edad y su estado de salud.

Caso Próvolo: murió el cura Nicola Corradi, condenado a 42 años de prisión por abuso sexual

Murió este miércoles en arresto domiciliario el sacerdote italiano Nicola Corradi, condenado en 2019 en Mendoza a 42 años de prisión por abusos sexuales perpetrados durante su paso por el instituto para niños sordos Antonio Próvolo.

Bruno Corradi Soliman, nacido en Verona el 16 de enero de 1936, fue condenado en noviembre de 2019 a 42 años de prisión, aunque gozaba del beneficio de la prisión domiciliaria por su edad y estado de salud.

El sacerdote italiano ya había sido denunciado por cometer abusos en la sede del Instituto Provolo en Verona, Italia, donde nació la institución, mucho tiempo antes de llegar a Argentina.

Junto a Corradi también fueron condenados el sacerdote Horacio Hugo Corbacho Blanck (59) a 45 años de prisión, y el ex jardinero Armando Gómez (49) a 18 años, acusados por abusos sexuales y corrupción de menores en el Instituto Próvolo.

Por otra parte, la Justicia de La Plata inició una investigación a fines de 2016 por denuncias de hechos similares, luego de que se conociera que Corradi y Corbacho también habían trabajado en la sede del Próvolo de la capital bonaerense.

Corradi había entrado a cada una de las audiencias en Mendoza en una silla de ruedas y sufría sordera parcial por su edad, indicó su defensora oficial, y por ello se utilizó un software especial para que pudiera seguir el debate.

Compruebe también

Cayeron trece integrantes de «Los Monos»

Cayeron trece integrantes de «Los Monos»

Agentes federales de la División Antidrogas Rosario realizaron el procedimiento que permitió la detención de …

Del “piense bien la pregunta” al “chau, perdió”: las chicanas de Nicolás Pachelo ante la querella

Del “piense bien la pregunta” al “chau, perdió”: las chicanas de Nicolás Pachelo ante la querella

El acusado de asesinar a María Marta García Belsunce tuvo un fuerte cruce con el …

Dejanos tu comentario